Anfibios de la Reserva de la Biosfera de Monfragüe

Los anfibios constituyen un pequeño grupo dentro del conjunto de animales vertebrados presentes en la Reserva de la Biosfera de Monfragüe, sobre todo si los comparamos con aves o mamíferos. Este es el motivo por el que todos ellos están protegidos e incluidos en el Catálogo de Especies Amenazadas de Extremadura, a excepción de la rana común. Hay especies muy escasas en nuestra reserva de la biosfera, como la rana patilarga, catalogada como sensible a la alteración del hábitat y citada por primera vez en el área de la reserva de la biosfera en el año 2013 por nuestro compañero Daniel Fernández Ortín en su artículo Rana ibérica, nueva especie de anfibio para la Zona Periférica de Protección del Parque Nacional de Monfragüe (Cáceres, España) y análisis de su batracofauna publicado en el Boletín de la Asociación Herpetológica Española, con quien tuvimos el placer de colaborar.  La cita se ha dado en zonas próximas a Casas de Miravete, concretamente en las gargantas más orientales de Higuera de Albalat. Igualmente hay otra especie, la rana de San Antonio, que aparece citada en contadas ocasiones en toda la reserva de la biosfera y esas citas se localizan en la parte oriental de la reserva de la biosfera de Monfragüe (Jaraicejo y Casas de Miravete). En cualquiera de los pueblos de Monfragüe es muy fácil encontrar varias especies de anfibios conocidas por todos, solo hay que cercarse a alguna de las muchas charcas, pilones, arroyos o ríos para verlos. El sonido más característico de las noches de verano es el croar de cientos de ranas y sapos junto al agua. Cada especie tiene su sonido propio, desde el sonoro silbido del sapo partero hasta el roto croar de la rana de San Antonio o el ronroneo del sapo corredor. En ocasiones, un verdadero concierto en un pequeño espacio. Absolutamente todos ellos son inofensivos, a pesar de las leyendas que se cuentan de algunos.

Son muy sensibles a las aguas en las que viven y  contribuyen en buena medida a eliminar una importante cantidad de insectos perjudiciales para nuestros cultivos. Las noches lluviosas con temperaturas moderadas son un momento ideal para salir a verlos, como nosotros decimos "sapeando y raneando".

Para ver el video pulsa en este enlace: youtu.be/jGs2_lxa1fw