Lagarto ocelado y lagarto verdinegro

Primavera y verano son los momentos ideales para observar las dos especies de lagartos presentes en Extremadura. Mucho más común es el lagarto ocelado (Timon lepidus), que aparece representado en casi  todo el territorio de la comunidad autónoma, quizá de manera especial en la zona de los Llanos de Cáceres y de Trujillo. Ocupa territorios diversos como pueden ser las dehesas, los alrededores de los pueblos con paredes de piedra y zonas de pastizales y matorrales. Esta especie se alimenta un poco de todo, principalmente de
invertebrados (saltamontes, grillos, escarabajos), pero también comen frutos silvestres e incluso huevos y pequeños reptiles, como lagartijas. Es el mayor lagarto de la Península Ibérica, llegando a superar los 50 cm. de hocico a cola. Aunque sus poblaciones se encuentran en niveles aceptables, se observa una lenta disminución debida a causas diversas como los incendios forestales, las fumigaciones o los atropellos en las carreteras, donde es uno de los reptiles con mayor número de víctimas.

El lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi) es mucho más escaso en Extremadura y una especie endémica de la Península Ibérica.
Catalogado como Vulnerable en el Catálogo de Especies Amenazadas de Extremadura, aparece en zonas frescas del norte de Extremadura  (La Vera, Jerte, Ambroz, Hurdes y Gata) y en el entorno de Valencia de Alcántara , las Villuercas y el este de la Reserva de la Biosfera de Monfragüe, cuyas poblaciones se encuentran aisladas de las otras. La cita de la Reserva de la Biosfera de Monfragüe, que supone una nueva especie en este espacio,  es de nuestro compañero Daniel Fernández Ortín. Cita aparecida recientemente en su artículo Lacerta schreiberi, nueva especie de reptil para la Zona Periférica de Protección del Parque Nacional de Monfragüe
publicado en el Boletín de la Asociación Herpetológica Española.  Se le conoce como lagarto de agua por ser una especie asociada a los cursos altos de ríos y gargantas de aguas limpias y con abundante vegetación de ribera (alisos, fresnos, sauces, loros). El macho
es de color verdoso en el dorso con cabeza y garganta azulada en la época de celo. La hembra es de color pardo con grandes manchas negras en el dorso. En esta época veraniega en que muchos vamos a las piscinas naturales de la Vera, Jerte, etc. con un poco de atención no será raro ver algún ejemplar soleándose en rocas próximas al agua  o en troncos de árboles cercanos a sus refugios.

Para ver el video pulsa en este enlace :

                               http://youtu.be/WcP1qCXsi7Y