Las Candelas 2017

08.02.2017 20:25

El pasado fin de semana 4 y 5 de febrero volvimos a celebrar la Fiesta de la Candelaria – Fiesta de la Presentación – o fiesta de las candelas como se la conoce popularmente.

Este año el mal tiempo ha sido el protagonista principal, sobre todo el sábado. Fuerte vientos e intensos chubascos intentaron aguar las fiestas. A pesar de todo la jornada estuvo animada, y bastantes miraveteños acudimos a deleitar el cocido extremeño que se cocinó en la explanada del centro cultural Las escuelas desde primeras horas de la mañana. Sobre las dos y media del mediodía, dimos buena cuenta del suculento manjar.

El domingo a las 12 se celebró las Misa de las Purificás, fiesta llena de colorido y de amplio raigambre histórico y popular. Pero mejor que contarlo es que lo veáis, hemos colgado unas imágenes que ha elaborado la asociación Al-Murabit para que comprobéis el buen ambiente que reinó en la nave donde nos comimos el cocido, este es el enlace para ver el video:                             

                Video del cocido popular

De la Misa de las Purificás estamos elaborando un video que subiremos en breve.

Datos Historicos:
 
Sobre las Purificás queremos señalar que en Casas de Miravete fue una tradición que estuvo perdida durante más de cincuenta años y que en el año 2004 fue recuperada por el Ayuntamiento y por mujeres del pueblo que habían vivido esta fiesta en la adolescencia y juventud. El 2 de febrero es el día de celebración de las Candelas y las Purificás, cuarenta días después de la Navidad, del nacimiento del Niño Jesús. Es un festejo muy arraigado en numerosos pueblos de la provincia de Cáceres. Las mujeres (las purificadas) son las protagonistas, ataviadas con el traje típico del pueblo, en muchos pueblos llevan en procesión a la Virgen alrededor de la iglesia; los asistentes llevan velas encendidas, creyendo un signo de mal augurio si se apagan en el trayecto. Casas de Miravete no realiza esta procesión y las purificás llevan a la Virgen hasta el altar mayor, donde colocan al Niño Jesús. Mientras tanto, cinco purificás se quedan a las puertas de la iglesia, que permanecen cerradas. Piden licencia para entrar entonando bonitas coplas acompañadas de la música de la pandereta, llevan ofrendas que consisten en una rosca de piñonate y palomas, siempre acompañadas por el sonido de la pandereta. Se dirigen hasta el altar, donde ofrecen la rosca de piñonate y las palomas, que se sueltan en ese momento, y finalizado el acto religioso se sortea la rosca de piñonate.
Esta fiesta se celebra en varios pueblos de nuestro entorno, como es el caso de Jaraicejo, Deleitosa, Torrejón el Rubio, Monroy, Mirabel. En todos los casos se sigue un patrón muy similar con pequeñas variaciones que afectan a algunas coplas u otros pequeños detalles.