OTRO VÍDEO MAS EDITADO POR AL-MURABIT

12.08.2017 19:45

Tipos de jaras en el Parque Nacional de Monfragüe y su entorno    

Con el nombre de jara se denomina a varias especies de arbustos que constituyen una parte muy importante de los matorrales de la región mediterránea, incluso algunos se emplean en jardinería por la belleza de sus flores, que por otro lado resultan extremadamente delicadas debido a la facilidad con que pierden sus pétalos. La palabra procede del árabe “sara”, que significa matorral; se trata de arbustos leñosos, siempreverdes, de diferente porte según la especie, que crecen casi siempre en suelos ácidos (pizarrosos y graníticos). Además de su abundante y llamativa floración, las jaras producen una gran cantidad de polen que atrae a numerosos insectos que realizan la polinización, entre ellos hay que destacar a las laboriosas abejas melíferas por la producción de miel y polen de alta calidad en la zona de Monfragüe.  El fruto de las jaras es seco con forma de cápsula que se abre en valvas que contienen numerosas semillas de pequeño tamaño. Generalmente aparecen en suelos degradados y pobres, ocupando espacios que han quedado sin arbolado por talas o incendios. Este aspecto es importante, pues la jara no rebrota tras la destrucción de su parte aérea, sino que se reproduce exclusivamente mediante semillas. Para ello necesita espacios abiertos desprovistos de vegetación donde se depositan sus numerosas semillas, que presentan una cubierta dura e impermeable que facilita una eficaz protección. Son consideradas especies pirófitas, debido a que las semillas se abren y germinan antes ayudadas por el fuego y con condiciones apropiadas de humedad y temperatura. Esto da lugar a germinaciones masivas y, en cierto modo, son pioneras en la recuperación de esos suelos degradados. Teniendo en cuenta la estrecha relación entre el hombre y el fuego como medio de ganar espacio al bosque para sus usos ganaderos y agrícolas, se puede intuir que una gran parte de los extensos jarales de nuestro entorno se deben a la presencia de incendios forestales.

La zona de Monfragüe posee vastas manchas de jarales que encuentran aquí un suelo que reúne las condiciones adecuadas para su desarrollo y también favorecidas por el uso que se ha hecho del territorio, actualmente están ocupando zonas de cultivos abandonadas. La especie predominante es la jara pringosa, aunque no es la única; esta especie, además de ser la más abundante, aporta al paisaje una nota de color que no pasa desapercibida para quienes visitan nuestros pueblos, pues todas las primaveras tapiza con el manto blanco de sus flores las solanas y los cerros cálidos donde crece. A continuación se presentan los diferentes tipos de jaras presentes en el Parque Nacional de Monfragüe y su entorno.

                                                                      Video de las jara de Monfragüe