Un año más y van...

11.07.2016 20:34

Las quejas realizadas al Ayuntamiento años atrás siguen cayendo en saco roto. El suelo que rodea el vaso de nuestra piscina sigue convirtiéndose en una pista de patinaje cuando hay agua sobre el mismo y las autoridades competentes siguen sin poner remedio. Un suelo resbaladizo que pone en riesgo la integridad física de las personas, menores y mayores. Por si fuera poco, es un suelo sin ninguna resistencia a las agresiones climáticas, y que quema a su contacto en las zonas expuestas al sol. ¿Cuándo se tomarán medidas y se escucharán las quejas de los vecinos? ¿Cuándo haya alguna desgracia? Hasta ahora, por suerte, los accidentes acontecidos, que no son pocos, no han tenido más consecuencias que algunos rasguños y golpes pero llegará un momento en el que las lamentaciones serán mayores. Los lamentos no serán solo físicos, los que más nos preocupan, sino que también afectarán seguramente al Ayuntamiento, que no solo tendrá que rasgarse las vestiduras sino también el bolsillo para hacer frente a una posible denuncia.

Consideramos que esta actuación que creemos obligada por parte del Ayuntamiento poco tiene que ver con una cuestión presupuestaria y sí de intenciones. Hoy en día, hay cientos de materiales para transformar un suelo resbaladizo en una superficie antideslizante (pero no como el aplicado hace unos años que te desgarraba la piel). Existen tratamientos a aplicar directamente sin necesidad de cambiar el suelo que resultan muy económicos y que se podrían llevar a cabo en horas. Así que rogamos una vez más al Ayuntamiento de Casas de MIravete que se pongan mano a la obra y conviertan a la mejor piscina de la comarca en un lugar seguro para poder disfrutar plenamente de sus instalaciones.