Ruta VIII

Conmemoración del bicentenario del ataque al fuerte Napoleón.

A continuación reproducimos un articulo publicado por Pedro Prieto en la web  http://www.romangordo.info/, en donde relata la crónica de los acontecimientos que para conmemorar los 200 años de este evento bélico, durante 4 días se celebraron en Romangordo y Casas de Miravete.
Con ocasión de tal evento, la comisión de fiestas de Romangordo, junto con el Ayuntamiento, y en colaboración con la asociación cultural Al-Murabit de Casas de Miravete ha elaborado un DVD de 55 minutos de duración en el que se cuenta la crónica de estos intensos días de celebración. El DVD esta a la venta en el ayuntamiento de Romangordo.


Crónica del bicentenario. Por Pedro Prieto


El 19 de mayo de 2012 se celebró en Romangordo el bicentenario del ataque de británicos y portugueses a las instalaciones militares de alto valor estratégico que los franceses habían construido en Lugar Nuevo. La importancia que tuvo este hecho por haber contribuido a acelerar el final de la Guerra de la Independencia justifica que nuestro Ayuntamiento haya organizado numerosas actividades para su celebración. Estas actividades se desarrollaron desde el jueves, día 17 de Mayo, hasta el domingo, día 20 de Mayo.

Lo primero de todo fue un ciclo de 5 conferencias sobre diferentes temas relacionados con la Guerra de la Independencia, desarrolladas por profesores especializados los días 17 y 18 y a las que asistieron, además de la gente del pueblo, alumnos de los tres Institutos de Enseñanza de Navalmoral de la Mata, quienes, antes de regresar a sus casas, hicieron una visita guiada al Fuerte de Napoleón.

El viernes, día 18, por la tarde se izaron en la plaza, en mástiles colocados delante del Ayuntamiento nuevo, las banderas de Portugal, Inglaterra, Francia y España. Durante este acto se tocó el himno nacional correspondiente a la bandera que se izaba, mientras se le tributaba un respetuoso homenaje con asistencia de la Guardia Civil, las autoridades del pueblo y numerosos espectadores y con la actuación de un grupo de actores con trajes militares, actuación que contribuyó a dar un mayor colorido a la escena.

La mayor parte de las actividades programadas se concentraron en el día 19, el día que se cumplía el bicentenario del hecho conmemorado. A las ocho de la mañana se dio inicio a la VIII Ruta de los Ingleses con el desayuno, ya tradicional, en Casas de Miravete, donde en esta ocasión se descubrió una placa conmemorativa, que se había colocado junto a la puerta de entrada al Centro de Interpretación de la Geología de Monfragüe. A continuación los 700 senderistas que se habían inscrito para esta actividad fueron trasladados en autobuses al punto de origen de la marcha, al sur de la Sierra de Miravete, donde se desarrolló el primer acto de la recreación histórica del hecho protagonizado por británicos y portugueses. Enseguida y refrescados por una ligera e intermitente lluvia se inició la marcha, atravesando en primer lugar el histórico Collado de los Ingleses, para atravesar después el ameno paisaje de la garganta de la Canaleja y del Venero y llegar enseguida a Romangordo a través de un paraje poblado de frondosos alcornoques.

En Romangordo se puso en escena el segundo acto de la recreación histórica, reforzado este año con la participación brillante de un numeroso grupo procedente de Arroyomolino de Montánchez, donde desde hace un par de años se viene conmemorando una batalla contra los franceses, ocurrida en ese pueblo en octubre de 1811. Terminado el segundo acto de la recreación histórica se otorgó el sable de oro al eurodiputado extremeño, natural de Ibahernando, Alejandro Cercas, quien fue el encargado de descubrir y leer la placa conmemorativa que se había fijado en el muro de granito de la plaza. Con la participación en este acto de un representante de la Unión Europea, el pueblo de Romangordo quería expresar con qué nueva mirada y con qué nuevos sentimientos conmemoraba unos hechos ocurridos en una desgraciada época, digna de lástima, en la que Europa estaba profundamente desunida, en guerra los unos contra los otros, en la que el sufrimiento y el dolor afectaba a todos los pueblos de las naciones en conflicto.

Los senderistas reemprendieron a continuación la marcha por los últimos kilómetros de la ruta para llegar al Fuerte de Napoleón donde se representó el último acto de la recreación histórica, con la participación también del numeroso grupo de Arroyomolino de Montánchez que con sus armas de fuego, incluido un cañón que atronaba con sus disparos, contribuyeron a aumentar el realismo del asalto al fuerte y de la lucha entre los defensores y los atacantes. La VIII Ruta de los Ingleses terminó como otros años en el merendero de Romangordo, donde se ofreció a todos una reparadora comida.

El momento más emotivo de la jornada tuvo lugar por la tarde en la plaza. Militares profesionales procedentes del Centro de Formación de Tropa de Cáceres rindieron un homenaje a todas las víctimas de la Guerra de la Independencia y particularmente a los que murieron en la operación militar de Lugar Nuevo. Mientras se cantaba “La muerte no es el final”, impresionante canción de homenaje a los caídos, varios soldados, avanzando con paso marcial, trasportaron desde el fondo de la plaza una corona de laurel que depositaron a los pies de la placa conmemorativa. Salva de disparos de fusil acentuaron la emoción del acto, que terminó con la arriada de las banderas que ondeaban desde el día anterior delante del Ayuntamiento, mientras sonaban los acordes del himno nacional. A este emocionante acto asistieron 16 descendientes del Teniente General Hill, que habían viajado a España para celebrar en el Fuerte de Napoleón la hazaña llevada a cabo hace dos siglos por su famoso antepasado. Se fotografiaron en torno a la placa con la Corporación Municipal de Romangordo a la que obsequiaron con una bandeja de plata.

Desde la plaza, terminado el homenaje a los caídos, autoridades y público se trasladaron al antiguo “corral de concejo”, transformado en Centro de Interpretación de la Ruta de los Ingleses, en el que se presenta con tecnologías modernas los abundantes datos que se conocen sobre los hechos ocurridos en el término de Romangordo durante la Guerra de la Independencia. La ceremonia de su inauguración se desarrolló en el exterior, a las puertas del Centro, y con este motivo pronunciaron discursos la alcaldesa de Romangordo, Charo Cordero, el responsable del Área de Desarrollo Local de la Diputación de Cáceres, Samuel Fernández y el director de la empresa que había realizado las obras museísticas del Centro, Paco Pineda. También pronunció unas palabras de presentación y agradecimiento William Hill, uno de los descendientes del Teniente General Hill que habían venido a Romangordo a honrar a su antepasado, a quien se le concedió el honor de descubrir la placa del Centro de Interpretación. Terminados los discursos, las autoridades pasaron al interior en compañía de Paco Pineda quien les fue explicando el contenido de las diferentes secciones.

Mientras, a todos los asistentes que permanecían en el exterior se les invitó con bebidas y dulces caseros, como floretas, cristiones y rosquillas.

En el curso de las actividades programadas llegó a continuación el turno de los niños. Eran 35 niños y niñas de edades comprendidas entre los 11 meses y los 15 años, que habían preparado con ilusión durante mucho tiempo un desfile militar para hacerlo en la plaza. También con ilusión sus madres les habían preparado vistosos uniformes de soldados ingleses, sólo de soldados ingleses, porque ninguno quiso aceptar representar el papel de los perdedores franceses. Bien dirigidos por el general Howard (léase Marcial) hicieron las delicias de todos marchando bien conjuntados con un paso firme y marcial, mientras cantaban la canción de “¡Napoleón, Napoleón! Quién te lo iba a decir, que en un pueblo extremeño empezaría tu fin.”

Ya de noche, en el Centro Cultural de la Fuente, convertido en un salón decimonónico de baile, los jóvenes, y los que se sentían jóvenes, despidieron el solemne día del bicentenario bailando al son de valses y otros ritmos apropiados y vestidos con trajes inspirados en los cuadros de Goya.

Las celebraciones continuaron el domingo, día 20: por la mañana, con la realización de la I Ruta de los Ingleses Ecuestre organizada por la "Asociación Aheco" de Higuera de Albalat; a mediodía, con una escaramuza por las calles del pueblo y sobre todo en la plaza realizada por actores de La Albuera, quienes simularon una vistosa batalla entre franceses e ingleses que impresionó a todos por la vistosidad de sus variados trajes, por el conjuntado movimiento de los diferentes grupos de tropas bien dirigidas por sus jefes y sobre todo por el ruido y el humo procedente de los abundantes disparos de sus mosquetones y cañones; y finalmente por la tarde, se cerró el programa de las actividades del bicentenario con un espectáculo ecuestre en el que se combinaba la música y la danza del caballo sabiamente dirigido por su jinete con la danza española de una joven bailarina, fusionándose todo en un bello y único cuadro.

En este punto ha dejado la presente generación de Romangordo el testigo de esta celebración, pendiente de que lo recojan aquellos romangordeños, todavía no nacidos, que vivirán en 2112 y a quienes ya deseamos que puedan celebrar el tercer centenario en un ambiente mundial y sobre todo europeo próspero y pacífico.